Renunciaron a sus trabajos para recorrer el mundo en bicicleta, pero fueron asesinados por el ISIS

Jay Austin y Lauren Geoghegan eran una pareja de oficinistas que decidió hacer un cambio radical en su vida: dejando atrás las planillas, las conferencias y los horarios fijos, decidieron renunciar a sus trabajos para recorrer el mundo en bicicleta. “Hay magia allá afuera, en este mundo grandioso, enorme y bello», expresó Jay en una de sus publicaciones en redes sociales. Fue así que en julio de 2017 iniciaron un viaje por el místico continente africano, sin saber que allí encontrarían el peor de los finales.

Via bles.com

Durante el recorrido, la pareja compartía en Instagram algunas experiencias de su viaje y siempre hablaba de lo amable que eran los lugareños: desde el camionero kazajo se detuvo, los saludó y les regaló unos helados, hasta las jovencitas de las montañas en Kirguistán, que les regalaron un ramo de flores.

Sin embargo, el pasado 29 de julio todo cambió, cuando los turistas iban en una formación de bicicletas por el suroeste de Tayikistán. En ese sitio, los divisó un auto con un grupo de hombres que se cree, habían grabado un video donde juraban lealtad al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

Via bles.com

Lo que sucedió después quedó grabado en una borrosa filmación de un conductor: el automóvil conducido por los yihadistas pasó junto a los ciclistas, hizo un giro de 180 grados y regresó por el mismo carril, arrollando sin piedad a los extranjeros. En el terrible ataque fueron asesinados Austin, Geoghegan, un ciclista de Suiza y otro de Holanda.

Dos días después del asesinato, el Estado Islámico divulgó un video donde aparecen cinco hombres identificados por la agrupación como los atacantes. En las imágenes se los ve sentados frente a la bandera del ISIS y prometen asesinar a los «incrédulos».

Via bles.com

Por su parte, Amanda Kerrigan, una de las mejores amigas de Geoghegan, comentó a The New York Times: “Cuando alguien se muere, la gente siempre dice: ‘Ay, era una persona maravillosa’. Lauren no solo era una buena persona. Era excepcional para conectarse con los demás: excepcional para darse a la gente, de una manera que a mí me habría resultado agotadora».

Fuente: Infobae.com

Historias que te pueden gustar