Le implantaron un pene biónico y tuvo relaciones por primera vez, pero entró en coma

Andrew Wardle es un británico que fue hospitalizado de urgencia y se encuentra en estado de coma, luego de tener relaciones sexuales por primera vez con un pene biónico que le implantaron en una compleja cirugía realizada en el Reino Unido. Wardle nació sin pene por una extraña malformación congénita llamada extrofia vesical; y tras varios años de pensarlo seriamente, a los 45 años decidió someterse a la complicada intervención quirúrgica.

Via usmorning.net

La vida de Wardle fue dura desde sus comienzos. Sus padres lo abandonaron al poco tiempo de nacer y fue dado en adopción. Por mucho tiempo ocultó su condición a todos sus amigos y a sus novias, con quienes no mantenía contacto íntimo. Incluso en dos ocasiones el hombre intentó quitarse la vida. Pero todo cambió para él cuando en el 2015 un documental lo hizo célebre. Su caso cobró notoriedad en los medios locales y rápidamente surgió la opción de implante, aunque no fue hasta comienzos de este año que se determinó a ingresar a una sala de operaciones. La práctica duró diez horas.

Via antena3.com

Los especialistas del Hospital Universitario de Londres “fabricaron” el órgano viril a partir de la piel, músculos y nervios extraídos de uno de sus brazos. Además, utilizaron una vena de una de sus piernas para que tuviera flujo sanguíneo. El costo de la operación fue nada más y nada menos que 55 mil dólares. Durante el postoperatorio, Wardle debió pasar dos semanas con una erección a prueba, según informó el diario español ABC.

Todo parecía marchar bien para el paciente y su nuevo implante, hasta que un imprevisto casi le quita la vida. Luego de tener por primera vez relaciones sexuales con su prometida, Wardle se desvaneció a la mañana siguiente. Su pareja lo encontró inconsciente en el piso de su habitación. Desafortunadamente, el hombre pasó cinco días en coma en el mismo hospital donde lo habían operado inicialmente.

Via dailymail.co.ok

Tras una intensa investigación, los médicos lograron determinar cuál había sido el problema: el inconveniente se encontraba en la vesícula biliar, que le fue retirada por medio de una laparoscopía. Wardle -quien vive en Manchester con su prometida- pudo sobrevivir y se recuperó favorablemente. Incluso, la pareja ya piensa en tener hijos.

Fuente: infobae.com

Historias que te pueden gustar