“La niña que cayó del cielo”: el misterio que persiguió a un policía por más de 30 años

Era el 21 de diciembre de 1988, cuando el vuelo 103 de la línea aérea Pan Am sobrevolaba sobre la ciudad de Lockerbie, en Escocia. Un trágico atentado terrorista derribó la aeronave y murieron sus 259 pasajeros, además de 11 habitantes de la pequeña localidad sobre los que cayeron los restos de la aeronave.

Colin Dorrance era por aquel entonces un joven oficial de la policía escocesa, y fue testigo de una imagen que desde entonces no pudo borrar de sus recuerdos: los restos de una niña de unos dos años de edad descasaban en la improvisada morgue de campaña que se montó en la ciudad. La pequeña había caído desde el cielo sobre un campo cercano y un granjero lo había alcanzado hasta allí en su tractor. La niña había muerto pero su cuerpo estaba casi intacto. «Parecía que estaba durmiendo», recuerda el policía.

Via mirror.co.uk

Actualmente Dorrance tiene 48 años y ya se retiró de la policía. Nunca supo quién era la niña de rostro sereno y por más de tres décadas convivió con esa imagen terrible que constantemente volvía a su cabeza. Pero todo cambió cuando el viernes pasado, cuando el exagente acompañaba a la familia de otra de las víctimas del vuelo de Pan Am, en un recorrido por la zona hasta el campo donde habían encontrado su cuerpo. El lugar no era otro que el mismo donde había caído aquella niña inolvidable.

«El granjero que estaba allí nos contó que fue su padre el que había encontrado y trasladado el cuerpo de la niña», contó Dorrance a la BBC. «Y me dijo que ellos luego supieron que la niña se llamaba Bryony Owen, tenía 20 meses y que la imagen de su cuerpo también había afectado a su padre durante muchos años». Tras el accidente, se confirmó la pequeña Bryony viajaba a Estados Unidos junto a su madre, Yvonne Owen, que estaba embarazada de su segundo niño. Iban a pasar la Navidad junto a al novio de Yvonne, con quien planeaba casarse al año siguiente.

Via mirror.co.uk

La tragedia acabo con la vida de madre e hija, quienes fueron enterradas juntas en el mismo ataúd en el cementerio de Carmarthenshire en el oeste de Gales. Durante el pasado fin de semana, el expolicía participó de una carrera en bicicleta para recaudar fondos por el 30° aniversario del atentado de Lockerbie. «Estuve toda la carrera pensando en Bryony. Tengo una sensación de paz, ahora sé el nombre de la persona que tengo que recordar y que nunca olvidaré”, expresó.

Via pressfrom.info

Cabe resaltar que tras una investigación conjunta del FBI y Scotland Yard, el gobierno libio de Muamar al Gadafi -que por aquel entonces un antagonista duro de Estados Unidos- fue acusado por el atentado y recibió sanciones por parte de la ONU. Libia reconoció su responsabilidad y ofreció una compensación de USD 10 millones por cada una de las víctimas y así logró levantar las sanciones en su contra.

Fuente: infobae.com

Historias que te pueden gustar