Encuentran huellas fósiles de un humano persiguiendo a una enorme criatura

Todos los años, más de medio millón de personas visitan el monumento nacional de Arenas Blancas, en el estado de Nuevo México, en Estados Unidos, para poder conocer sus famosas dunas de yeso. No hay muchos animales en la región, y menos de gran tamaño, pero recientes descubrimientos echan luz sobre el hecho de que enormes criaturas habitaron la zona hace 2,5 millones de años.

Vía infobae.com

Vía infobae.com

Hasta hace 12.000 años, se calcula que sobre las llanuras de álcali y lagos cercanos se movían animales gigantescos como el Mamut, además de otras especies de mastodontes y los conocidos tigres colmillos de sable, eternamente popularizados por las películas animadas de “La Era de Hielo”. También, este lugar fue hábitat de los enormes camellos de América del Norte, una especie casi desconocida, y de perezosos de más de 3 toneladas.

Vía infobae.com

Vía infobae.com

Pues parece ser que los humanos cazábamos a este tipo de animales desde tiempos inmemoriales. En este lugar, se encontraron huellas de los humanos que lo recorrían. Recientemente, en el lugar conocido como White Sands (Arenas Blancas por su nombre en inglés), científicos e investigadores hallaron huellas humanas dentro de las marcas de las zarpas de un enorme perezoso, el cual se calcula tenía cerca de 4 toneladas de peso.

Se desconoce aún el motivo por el cual un humano sólo estaría persiguiendo a un animal de semejante tamaño, ya que sería poco probable que haya estado persiguiéndolo para cazarlo solo, más aún considerando lo rudimentario de las herramientas de caza de aquel entonces, las cuales podrían haber estado reducidas a ser apenas lanzas o con mucha suerte flechas, las cuales serían poco probables de causar un daño significativo a una criatura más grande que un elefante. Los expertos se preguntan, entonces, si fue posible que los humanos que habitaban esa región hace más de 10 mil años pudieron haber desarrollado una habilidad para domesticar a estas enormes criaturas y así utilizarlas para viajar.


Historias que te pueden gustar