Corea del Sur deja en shock a Alemania

Corea del Sur ha hecho historia hoy. Historia mundial, y nada menos que en el Mundial de fútbol de Rusia 2018. Sería otra la historia acostumbrada a oír tratándose de Corea, pero esta vez no hablaremos de ningún tratado ni cumbre de paz o armisticio nuclear. Se trata de nada menos que la eliminación de la actual campeona del mundo, Alemania, de la mano de un joven equipo surcoreano, compuesto en su mayoría por jóvenes jugadores que juegan en la liga local de su propio país, salvo dos de ellos, que militan en ligas europeas.

Vía nytimes.com

Recorrió el mundo el llanto justamente de su máximo exponente, Son Heung-Min, militante del Tottenham Hotspur de la Premier League inglesa, ampliamente reconocida como la mejor del mundo quizás inclusive por encima de la liga española. Luego de la derrota de su equipo contra México, el propio presidente de Corea del Sur se hizo presente en los vestuarios del equipo coreano para felicitar a su equipo por la entrega. Pero el llanto desconsolado de Son revelaba una sombría tradición coreana: el servicio militar obligatorio para todos los hombres coreanos, sin excepción.

Con apenas 25 años de edad, dos años sirviendo a su país en la milicia significarían abandonar prácticamente su sueño de seguir siendo futbolista, o por lo menos en las máximas categorías competitivas como lo venía haciendo, ya que dos años alejado de cualquier tipo de competencia dejan hasta al mejor de los futbolistas sin ritmo y con mucha dificultad para retomarlo, aún suponiendo que alguna vez lo llegue a conseguir al más alto nivel competitivo.

Pero la historia quiso que este joven futbolista, ahora ya héroe nacional, siga con su carrera, en lo que probablemente significará una extraordinaria excepción quizás no solo para él sino para todo su valiente equipo, de no tener que realizar el servicio militar obligatorio, de rigor para los ciudadanos varones mayores de edad en un país que sigue sin firmar un tratado de paz con su vecino otrora más temido, Corea del Norte. Por ahora, todos fueron festejos en Rusia, por lo menos para los coreanos, porque los alemanes se han quedado fuera del Mundial en primera fase, nada menos.


Historias que te pueden gustar