Científico de 104 años de edad viaja a Suiza para recibir eutanasia

Un científico australiano de 104 años de edad tomará un vuelo a Europa hoy para terminar con su vida, diciendo que “lamenta profundamente” haber vivido hasta una edad tan avanzada. Un botánico y ecologista, David Goodall viajará a Suiza, más específicamente para llegar hasta la clínica Life Circle en la ciudad de Basilea.

Vía cnn.com

Vía cnn.com

Acompañado de una enfermera de la organización pro-eutanasia Exit International, el anciano hombre viajará hasta el lugar designado para acabar con su propia vida. En su cumpleaños número 104, Godall dijo que si pudiese cumplir un deseo por su cumpleaños, sería el de morir. “No, no soy feliz, quiero morir. No es particularmente triste, lo triste sería que alguien quisiese evitar que pueda morir”, le dijo a un periodista de su país de residencia, Australia.

Goodall cuando recibió la medalla de la Orden de Australia en el 2016. Vía cnn.com

Goodall cuando recibió la medalla de la Orden de Australia en el 2016. Vía cnn.com

La cuestión de si la gente debería poder buscar ayuda de una manera legal para acabar con sus propias vidas es sujeto de debate alrededor del mundo. La eutanasia sigue siendo ilegal en Australia, incluyendo dentro del estado donde vive Goodall, Western Australia, aunque el estado de Victoria en el mismo país planea legalizar la muerte asistida a partir del 2019.

Vía cnn.com

Vía cnn.com

Goodall le dijo a los medios de comunicación de su país antes de su partida, que aunque técnicamente seguía estando sano, su condición física y su estilo de vida se van deteriorando. “Prefiero no dejar que mi salud empeore de a poco, haciéndome infeliz a medida que lo hace”, dijo. “Si uno decide acabar con su vida, eso debería ser suficiente, y creo que nadie debería interferir”, concluyó. Nacido en Londres en Abril de 1914, solo meses antes de que empezara la Primera Guerra Mundial, Goodall es un respetado profesor que ha tenido varios puestos académicos de renombre en el Reino Unido, los Estados Unidos y Australia, de acuerdo a un comunicado de la organización Exit International.


Historias que te pueden gustar