Afortunado gana lotería en EEUU y se lleva 1.600 millones de dólares

El premio más grande de la historia en Estados Unidos fue otorgado el martes en el sorteo de la lotería Mega Millions. Se trata de un descomunal pozo de 1.600 millones de dólares que será entregado al dueño del billete con los números 5, 28, 62, 65, 70 y Mega Ball 5, el cual fue comprado en Carolina del Sur, Estados Unidos.

Según relataron los representantes del juego, las chances para ganarlo eran de una en 303 millones, por lo que fueron necesarios 25 sorteos durante tres meses para conseguir un triunfador, o varios.

Via bbc.com

De momento, existen dos opciones para que el ganador o los ganadores retiren su dinero: la primera es recibirlo todo junto y en efectivo, pero por los costos de reunir semejante cantidad de dinero el monto total, la millonaria cifra se reduce a unos 913 millones de dólares.
Como segunda opción, se pueden financiar los 1.600 millones de dólares en 30 pagos anuales, con un interés de 5%. Sin embargo, aún quedan por pagar los impuestos federales y estatales, que se hacen de una parte importante del premio.

En el caso que se decida un pago en efectivo, se les deducirá en el acto el 24% del impuesto federal y el 7% del estatal de Carolina del Sur, uno de los más altos del país. Finalmente quedará en manos del ganador un cheque por 629 millones de dólares.

Via bbc.com

Pero esto no terminará allí. En su declaración anual tributaria, el ganador deberá aportar al Estado el impuesto a las ganancias, que en Estados Unidos es progresivo y para estos valores alcanza el 37%,como destaca la cadena CNBC.

Finalmente, el ganador o los ganadores recibirán unos 511 millones de dólares en sus manos. Pero los impuestos no dejan de perseguir al jugoso premio, y podría ser alcanzado por el impuesto a la herencia del 40% si el o los ganadores mueren, pero sí se trata del monto final que les quedará disponible.

Via bbc.com

Para la segunda opción del pago anual en 30 cuotas, los 53 millones de dólares al año serán sometidos a los mismos impuestos federales y estatales que ascienden juntos al 44%. En total, el premio llegará a los 890 millones de dólares luego de los impuestos, aunque las anualidades se pagarán con un 5% de interés para compensar la inflación.

Pero existe un problema mayor: si bien el billete fue comprado en Carolina del Sur, no se sabe si el o los ganadores son estadounidenses, ya que el sorteo se abrió a todo el mundo. En el caso de que el ganador sea extranjero, el estado federal se quedará con el 30% y  Carolina del Sur con el 7%. Los dueños del premio deberán afrontar grandes costos de transferencia internacional del dinero, además de todos los impuestos que apliquen en sus países de origen.

Fuente: infobae.com

Historias que te pueden gustar