7 Profesionales de la siesta en su hábitat natural

 

Algunas personas son capaces de dormir en cualquier lugar, literalmente. Ya sea en el medio de un campo o en plena clase en la escuela, si necesitan una siesta, estas personas la tomarán sin problemas. Sin importar en dónde, con quién y qué están haciendo, nada los detendrá. Si no lo crees, fíjate en estas personas que toman su siesta tan en serio, que te sorprenderás.
 

1. El que se duerme, pierde

Este pobre chico solo quería tomar una siesta rápida sin ser molestado. Por supuesto, su amigo no pudo evitar aprovecharse de la situación y le gastó una pequeña broma. Por lo menos, el chico no sabe lo que sucederá ni bien despierte, así que puede disfrutar su siesta mientras dure.
 

2. La puerta del perro

Pensábamos que esta chica simplemente se quedó sin llaves fuera de casa y no tuvo otra opción que entrar por la puerta de perro. Desafortunadamente, parece que ese no fue el caso, sino que probablemente llegó a casa muy tarde luego de toda una noche de parranda.
 

3. Vaca confortable

Por alguna razón, este niño pequeño está tomando una siesta con su mejor amiga, una vaca. Aunque puede parecer extraño, en realidad es muy tierno. ¡Abrazo de vaca!
 

4. Con jet lag

Esta pobre azafata debe tener mucho jet lag, por lo que no tuvo otra opción que dormir en el trabajo. Afortunadamente, nadie necesitó de sus servicios mientras tomaba una profunda siesta.
 

5. Fiesta en la oficina

No hay nada peor que sentarse frente a una computadora durante horas y sentir que tus ojos lentamente se cierran. Cuando el cansancio te gana, enseguida tienes a todos los compañeros de la oficina detrás de tu escritorio, burlándose de tu siesta en el trabajo.
 

6. ¿Estás cómodo?

Esta chica está tan sumida en un sueño profundo que pensamos que ni siquiera se dio cuenta de lo que está sucediendo. Este hombre se puso demasiado cómodo. Con suerte, ella sabe quien es… de lo contrario, sería un poco extraño.
 

7. Las vacaciones son para relajarse

Imagina que pagas por un hermoso paseo en góndola en Venecia, Italia y te quedas dormido. Es el resumen de la vida de los siesteros. Dormir adonde quiera que van, aunque por ello se pierdan las vistas del paisaje.

Fuente: sharingsmiles.co

 


Historias que te pueden gustar